Espagnol

 

LA LITTORALE 7, Bienal internacional de arte contemporáneo Anglet-Costa Vasca, una exposición al aire libre que ofrece amplios espacios a la expresión artística. Los artistas se confrontan al Océano Atlántico y a un emplazamiento natural de excepción. El recorrido se centra entorno a la “Chambre d’Amour”, la organización de la bienal ha sido confiada al crítico de arte Richard Leydier. Consiste en un conjunto de obras efímeras realizadas in situ por artistas de diferentes nacionalidades, con la particularidad de que todos se han cuestionado sobre el vasto espectro del amor.

Madeleine Berkhemer (Paises Bajos) ǀ Jérémy Demester (Francia) ǀ Tadashi Kawamata (Japan) ǀ Grout/Mazéas (Francia) ǀ Bernhard Martin ( Germany) ǀ Laure Mary‐Couégnias (Francia) ǀ Jay Nelson & Rachel Kaye (Estados Unidos) ǀ Stéphane Pencréac’h (Francia) ǀ Remed (España) ǀ Lionel Scoccimaro (Francia) ǀ Anne Wenzel (Paises Bajos)

Edición 2018

Richard Leydier, comisario de la exposición.La Chambre d’Amour”… (La Habitación del amor). Sin duda alguna, no hay un nombre más hermoso para este lugar. En el siglo XIX, en plena era romántica surge la leyenda de Saubade y Laorens. Ella, hija de buena familia, él un sencillo pastor, se encuentran a escondidas en una gruta muy cerca del océano. Es el fuerte oleaje el que finalmente puede con su amor y “la gran ola verde se convierte en su mortaja”. Su historia se narra a través de numerosos relatos, escritos y cantos. Los artistas de esta séptima bienal de Anglet se amparan de la gesta amorosa plasmándola en unas obras que se elevan en el corazón de un paisaje habitado.

Lo que se designa con el término “amor”, abarca una infinidad de realidades muy diversas. Desde el idilio adolescente en una playa estival hasta la pasión más viva y trágica. No existe ningún tema que hay suscitado tantas obras como literarias, musicales, cinematográficas o plásticas. Desde la tragedia griega a la novela contemporánea, pasando por los motetes renacentistas hasta alcanzan a la música pop.

Por ello, he pedido a cada artista que elija un texto corto (1) -de literatura, un poema, o incluso la letra de una canción- que sea susceptible de resonar con la obra imaginada para esta bienal. Una única obligación: el fragmento textual debe significar para los artistas algo así como si fuera la quintaesencia del sentimiento amoroso y, por lo tanto, debe revestir una importancia sentimental muy particular.

Concertados, obras y escritos se esfuerzan en recorrer el vasto espectro amoroso que puede ser grave o alegre y cósmico cuando el océano se desposa con la costa.

(1) Se pueden descubrir los textos en la pagina web de La Littorale y (1) en un resumen puesto a la disposición del público por los mediadores en el Pabellón de la Bienal.